Ir al contenido

Oficio

Se realiza a pedido de un conjunto de personas.

Oficiante: Mi mente está inquieta.

Conjunto: Mi mente está inquieta.

Oficiante: Mi corazón sobresaltado.

Conjunto: Mi corazón sobresaltado.

Oficiante: Mi cuerpo tenso.

Conjunto: Mi cuerpo tenso.

Oficiante: Aflojo mi cuerpo, mi corazón y mi mente.

Conjunto: Aflojo mi cuerpo, mi corazón y mi mente.

En lo posible, los concurrentes están sentados. El Auxiliar se para y cita un Principio o pensamiento de La Mirada Interna de acuerdo a las circunstancias, invitando a la meditación sobre el mismo. Pasan unos minutos y finalmente el Oficiante de pie, lee lentamente las frases siguientes, deteniéndose en cada una de ellas.

Oficiante: Relaja plenamente tu cuerpo y aquieta la mente…

Entonces, imagina una esfera transparente y luminosa que bajando hasta ti, termina por alojarse en tu corazón…

Reconocerás que la esfera comienza a transformarse en una sensación expansiva dentro de tu pecho…

La sensación de la esfera se expande desde tu corazón hacia afuera del cuerpo, mientras amplías tu respiración…

En tus manos y el resto del cuerpo tendrás nuevas sensaciones. ..

Percibirás ondulaciones progresivas y brotarán emociones y recuerdos positivos…

Deja que se produzca el pasaje de la Fuerza libremente. Esa Fuerza que da energía a tu cuerpo y mente…

Deja que la Fuerza se manifieste en ti…

Trata de ver su luz adentro de tus ojos y no impidas que ella obre por sí sola…

Siente la Fuerza y su luminosidad interna…

Deja que se manifieste libremente…

Auxiliar: Con esta Fuerza que hemos recibido, concentremos la mente en el cumplimiento de aquello que necesitamos realmente…

Invita a todos a ponerse de pie para que efectúen el Pedido. Luego transcurre un tiempo.

Oficiante: ¡Paz, Fuerza y Alegría!

Conjunto: También para ti, Paz, Fuerza y Alegría.